Para lograr concentrarte y mantenerte saludable, conoce cómo administrar mejor cada aspecto de tu trabajo como community manager.
builderall





El panorama de las redes sociales cambia rápidamente y para un community manager, cada vez es más difícil construir una comunidad digital efectiva y comprometida. Debido a la rápida evolución de las redes sociales, cada vez más tácticas se vuelven obsoletas.


En medio de estos cambios, están los community manager con niveles de agotamiento y estrés cada vez más altos. Esto es debido a la expectativa de una conexión constante, un análisis continuo y las revisiones estratégicas, entre otros factores. 


Para lograr concentrarte y mantenerte saludable, es el momento de dar un paso atrás para considerar cómo puedes administrar mejor cada aspecto de tu trabajo.






Antes de continuar, si lo prefieres puedes ver este contenido en video:







1. Concéntrate en construir una comunidad, no solo una audiencia


En las redes sociales, no te limites a llamar la atención y a hacer crecer una audiencia, trata de construir una comunidad en línea comprometida.  Como community manager, tienes que saber quién es tu comunidad y qué quiere saber de tu marca.


Generalmente esta es la razón por la que el contenido de las redes sociales es plano, porque carece de un propósito y no se conecta con el público objetivo. Básicamente, es solo promoción, publicidad tradicional y material de marketing en un nuevo formato.


La realidad es que tu misión y tu mensaje no pueden estar dirigidos a todas las personas. Determina claramente quién es tu público objetivo, dirígete a él y aprovecha a los miembros actuales de tu comunidad para atraer más seguidores.


Ingresa diariamente a tu comunidad y analiza qué está funcionando. Responde los comentarios y preguntas, mantente presente y no automatices en exceso. Aprende acerca de tu comunidad: qué le interesa, qué les mueve, qué les impulsa, qué les inspira y crea contenido que responda a esas necesidades.






2. Establece un temporizador para tu trabajo de community manager


¿Cuánto tiempo pasas en las redes sociales? ¿Es el 100% de tu trabajo o solo el 10%? La mejor manera de determinar cuánto tiempo te toma administrar las redes sociales, es analizando cuánto tiempo les dedicas.


Para obtener resultados, la consistencia y la intención son la clave. No importa de cuánto tiempo dispongas, crea un plan de gestión del tiempo para evitar desperdiciarlo. Es muy fácil que suceda en estas plataformas, diseñadas para captar tu atención y mantenerte haciendo clic.


Utiliza la técnica Pomodoro, un sistema que mejora la administración de tu tiempo, dividiéndolo en fragmentos de 25 minutos con un reloj temporizador. Evita monitorear constantemente las redes sociales. Usar esta técnica al comienzo de tu jornada laboral, te ayuda a concentrarte y te garantiza abordar todos los mensajes y notificaciones relevantes.


Ten presente que una gestión efectiva de las redes sociales, no se basa solo en publicar y promocionar tus contenidos. La labor que realmente obtiene resultados, es la que lleva más tiempo: interactuar, construir conexiones, explorar temas, crear contenido y ajustar, analizar y mejorar. 


Una vez que hayan transcurrido los 25 minutos y suene el temporizador, termina sin importar lo que hayas logrado. Si no lograste terminar, configúralo nuevamente a la mitad o al final del día, dependiendo de la cantidad de canales que administres y de tus otras obligaciones. 


Ser community manager requiere disciplina y práctica, pero una estrategia basada en el tiempo, es una excelente ayuda para administrar tus diversas responsabilidades. 






3. Toma descansos de salud mental


El estrés en los community manager es algo real, y las ramificaciones apenas están comenzando a estudiarse y comprenderse adecuadamente.

La mentalidad "siempre activa" domina prácticamente todas las industrias en este momento, pero es especialmente cierto con las redes sociales.


El uso constante de estas plataformas, puede ser perjudicial para tu salud mental. Dar un paso atrás de vez en cuando es esencial, incluso cuando no parezca ser una opción, debido a tu carga de trabajo.


Esto puede significar desactivar las notificaciones de las redes sociales, cuando salgas de tu oficina.Si es absolutamente necesario responder algo, reserva 10 a 15 minutos de tiempo después del trabajo para cada plataforma, y ciérralas por la noche.


Tómate desintoxicaciones digitales, haciendo pausas breves periódicamente, para tomar aire y dejar que tus ojos descansen de la pantalla.






4. Eres community manager, dile no al perfeccionismo


Tu contenido nunca será perfecto, y tu lista de tareas pendientes en las redes sociales nunca estará completada. En muchos casos, es mejor 'hecho e imperfecto', que no hacer nada en absoluto. No me refiero a que hagas mal tu trabajo, o a que publiques contenido de mala calidad.


Sólo no te pases horas diseñando y ajustando una publicación de Instagram, ni te pases el día editando un video que durará 30 segundos. La atención al detalle es excelente, pero el perfeccionismo puede ser letal. Prueba, mira lo que funciona y haz más de lo mismo.






5. Eres un community manager, aboga por ti


Todo trabajo tiene sus períodos ocupados, pero si constantemente sientes que estás luchando por mantener tu cabeza fuera del agua, algo está mal. A menudo, se espera que el community manager sea especialista en marketing, analista y personal de servicio al cliente, por lo que no sorprende que vivas con estrés.


Si tu equipo es de una persona y tus responsabilidades equivalen a tres trabajos de tiempo completo, habla honestamente con tus superiores y hazles saber que esto no es sostenible. Haz un inventario detallado de tu tiempo, enumera todas tus tareas y cuánto tiempo te toma realizarlas. No tengas miedo de abogar por tu trabajo.






El panorama de las redes sociales es ocupado, ruidoso y superpoblado, con una amplia gama de tipos de contenido. A veces, las personas no son agradables, el trabajo se siente ingrato y sientes que nadie te apoya. Asegúrate de considerar tu propio estado mental, y la capacidad y el alcance del trabajo que estás realizando.


Estar constantemente conectado puede ser adictivo, y si tienes que pasar por alto tener un tiempo para ti o para tu familia, eso puede tener un impacto negativo significativo. Da un paso atrás y evalúa tu carga de trabajo y tus hábitos.






Valoro mucho tu opinión, por favor escribe un comentario y comparte esta entrada en tus redes sociales, para que más personas conozcan esta información.