7 mejores prácticas de diseño web responsive

Aunque la mayoría de los sitios web están optimizados para los dispositivos móviles, no necesariamente satisfacen las necesidades de diseño web responsive de los usuarios. Este año se proyecta que el número de usuarios de teléfonos inteligentes supere los 6,8 mil millones, lo que supondrá una tasa de penetración de smartphone cercana al 85% en 2023.

Para asegurarte de que tu sitio web cumpla con los estándares, hoy te presento las mejores prácticas de diseño web responsive. Síguelas para ofrecerle a los usuarios una experiencia de alto nivel en todos los dispositivos.

1. Minimiza y prioriza en el diseño web responsive

Los dispositivos móviles no tienen el espacio necesario para el contenido y las imágenes. Asegúrate de organizar tu diseño en secciones, para no aumentar excesivamente la longitud de la página. Además, para crear un diseño web responsive, antepón las necesidades de los usuarios móviles para ofrecerles la mejor experiencia posible.

Revisa las páginas más importantes o de mayor rendimiento en tu sitio web. Luego, utiliza una herramienta como Google Analytics, para comparar su rendimiento en los dispositivos móviles y de escritorio. Analiza el tiempo en la página, los mapas de calor para desplazamiento, las tasas de conversión, etc., para obtener datos de referencia sobre cómo funcionan actualmente.

Identifica las áreas problemáticas de tu sitio web

Después de revisar cada una de las páginas seleccionadas, responde sí o no a las siguientes preguntas para determinar si necesitan un rediseño:

  • ¿Ciertas secciones ocupan más de cuatro veces el espacio que ocuparon en la versión de escritorio?
  • ¿Algunas interacciones no funcionan tan bien en los dispositivos móviles, como en el escritorio?
  • ¿Los tamaños de fuente son difíciles de leer en los dispositivos móviles? ¿Tienes que entrecerrar los ojos?
  • Según los mapas de calor, ¿los usuarios móviles se desplazan distancias iguales o similares, en comparación con los usuarios de escritorio?
  • ¿Los usuarios se estancan en algún lugar, lo que hace que su tiempo en la página sea significativamente menor?

Una vez que identifiques las áreas problemáticas, define las soluciones. ¿Deberías ocultar ciertas secciones? ¿Necesitas acortar alguna sección para adaptarla mejor a las pantallas móviles? ¿Puedes organizar las secciones de otra forma, para seguir cumpliendo con el mismo objetivo?

Trabaja con tu diseñador web haciendo una lluvia de ideas de soluciones específicas. Una vez que definan la estrategia a seguir, impleméntala en las secciones más populares de tu sitio web y analiza si mejoran o no tus métricas. Una vez que funcione, haz lo mismo en tantas áreas de tu sitio como sea posible.

2. Haz un llamado a la acción (CTA) fácil de encontrar

Si tu sitio web tiene un CTA principal particular que deseas que completen los usuarios, asegúrate de que sea claro y fácil de encontrar en los dispositivos móviles. Ubica el llamado a la acción de manera que sea lo mas visible posible en la pantalla, sin necesidad de desplazarse.

3. Utiliza gráficos vectoriales escalables (SVG)

Los SVG son imprescindibles en cualquier diseño web responsive que utilice ilustraciones o íconos. A diferencia de los archivos de imagen (jpg o png), los SVG son infinitamente escalables y permiten que cualquier ícono o gráfico permanezca ultra nítido en todas las experiencias.

Al usarlos, no tienes que preocuparte por la resolución, lo que da como resultado un aspecto pulido constantemente, sin importar cómo se vea el sitio web. Además, los SVG suelen tener un tamaño de archivo más pequeño, lo que ayuda a que tu sitio cargue más rápido. Sin embargo, este tipo de archivo solo está disponible para gráficos generados por computadora, no es una opción para la fotografía normal.

4. Estandariza las áreas y botones en los que hacer clic

En los dispositivos móviles, los botones y enlaces se tocan con un dedo, no con el clic preciso de un mouse. Por esta razón en el diseño web responsive las áreas interactivas deben ser más grandes. En promedio, es recomendable que tengan al menos 48 píxeles de altura.

5. Usa imágenes responsive

Los diferentes dispositivos tienen distintas necesidades de tamaño de imagen. Por ejemplo, una página de escritorio, necesita una imagen de 1200 píxeles de ancho a resolución completa. Por otro lado, la versión móvil de la misma página, solo necesita una imagen de 400 píxeles de ancho. Eso es un tercio del tamaño físico, lo que se traduce también en aproximadamente un tercio del tamaño del archivo.

En la forma antigua de hacerlo, se cargaba la imagen de gran resolución (1200px) y se usaba el mismo archivo para todos los dispositivos. Sin embargo hacerlo en un diseño web responsive, puede reducir drásticamente el tiempo de carga de tu sitio web.

Para lograr ofrecerle a los usuarios una experiencia de respuesta óptima, usa las dos versiones de la misma imagen (para dispositivos móviles y computadoras de escritorio). Hacerlo te permite una experiencia de carga notablemente más rápida, especialmente si el sitio móvil se carga con el servicio celular y no wifi.

6. Al hacer un diseño web responsive, piensa en la tipografía

Si las personas no pueden leer tus contenidos, lo más probable es que abandonen tu sitio web. Asegúrate de que la tipografía sea fácil de leer, que esté optimizada para cada tamaño de dispositivo y equilibra los encabezados y los tamaños de fuente del cuerpo también.

7. Aprovecha las funciones del dispositivo para el diseño web responsive

Los teléfonos inteligentes tienen la capacidad de realizar diversas tareas, como realizar llamadas, enviar mensajes y abrir aplicaciones directamente desde el navegador. Aprovecha estas capacidades para el diseño web responsive, mejora la experiencia móvil de los usuarios, aumenta las conversiones y fomenta la acción.

Por ejemplo, incluye en la versión móvil de tu sitio web, un botón en el que puedan hacer clic para llamar a tu negocio automáticamente. Además, aplica esta idea a las direcciones de correo electrónico. Codifica también los iconos de redes sociales, para que al hacer clic se abran directamente en la aplicación, en lugar de un navegador móvil.

Hoy en día, para lograr ofrecer la mejor experiencia de usuario (UX), estas mejores prácticas de diseño web responsive son obligatorias. Audita tu sitio web y determina si está bien adaptado para la era móvil o si necesitas hacer algunos cambios.

Valoro mucho tu opinión, por favor escríbeme unas palabras y ayúdame a divulgar esta información, compartiéndola en tus redes sociales.

Últimas entradas

Deja un comentario